JOSÉ ORTEGA EN LA VENTANA ESMERALDA

Cuenta corriente para proyectos e iniciativas

(Es conveniente remitir datos fiscales porque se emitirá factura)

Titular: José Ortega Ortega

ES3320386111316000151096

Cuenta corriente de la asociación de derechos civiles ATENEA para ingreso de donaciones con destino a iniciativas para la comunidad, como el dictamen de las vacunas, el dictamen de la ley gallega, las cinco quejas presentadas ante el Parlamento Europeo y otras

ES7701820100280201727884

SOLICITANDO LA SUPRESION DE LA PRUEBA PCR

Quien quiera figurar como solicitante que ponga en un comentario nombre y dos apellidos. Los muy escrupulosos con la protección de datos personales pueden remitir correo a ortega_abogados@icloud.com.

La financiación de la vía administrativa está casi cubierta por la Coordinadora SIN MIEDO. Del futuro recurso contencioso administrativo ya hablaremos. El objetivo de esta iniciativa es obtener una sentencia que ordene la supresión de las pruebas PCR en España.

PULSA PARA DESCARGA

Cuenta para ingreso a efectos de contribuir al coste de este proyecto:

ES3320386111316000151096

Necesitaría los datos fiscales para hacer factura a cada uno.

Remitir datos a the coronaviruslegal@gmail.com

JURO POR APOLO MÉDICO Y POR ASCLEPIO Y POR HIGIA Y POR PANACEA Y TODOS LOS DIOSES Y DIOSAS

MODELO PARA QUE LO MANDE QUIEN QUIERA CONTRIBUIR A DETENER EL GENOCIDIO VACUNATORIO

COMUNICACIÓN A LA ORGANIZACIÓN MÉDICA COLEGIAL

Tengo el gusto de dirigirme a esa institución en busca de guía y consejo sobre él actual proceso de vacunación por COVID 19, así como para expresar la petición que en seguida se dirá.

La vacuna es un tratamiento médico que, a mi entender, debe ser prescrito por un médico. Por esta razón me causa desconcierto que personas en apariencia carentes de toda formación en Medicina, y en concreto famosos como Doña Belén Esteban, Don Matías Prats o Doña Ana Rosa Quintana, protagonicen un anuncio institucional en el que insisten en que todos debemos vacunarnos. Personalmente creía que el consejo sobre si al paciente le conviene que le sea administrada una vacuna u otro medicamento terapéutico o preventivo correspondía en exclusiva al profesional legalmente habilitado para el ejercicio de la Medicina y no a los famosos de la tele.

Con prudencia y respeto quisiera trasladarles mi parecer de que hasta donde sé, ninguna de las vacunas que se están administrando ha sido autorizada por la Agencia Española del Medicamento por no haber superado las diferentes fórmulas la fase de experimentación clínica previa, sin perjuicio de las licencias provisionales que pudiera haber otorgado la UE. También he oído acerca de muertes y lesiones graves asociadas a la administración de la vacuna de COVID 19.Esto proporciona a la actual campaña institucional un sesgo más bien inquietante y genera en mi persona una incertidumbre que confío en que esa institución consiga suprimir o mitigar.

Entiendo que la Organización Médica Colegial no puede ni debe permanecer indiferente ante esta situación. Conforme a sus estatutos, le corresponde entre otros fines “la colaboración con los poderes públicos en la consecución del derecho a la protección de la salud de todos los españoles y la más eficiente, justa y equitativa regulación de la asistencia sanitaria y del ejercicio de la Medicina, así como cuantos corresponde y señala la Ley de Colegios Profesionales” (artículo 3.4).

En relación con la campaña televisiva protagonizada por los famosos, quisiera recordar que una de las competencias específicas que los estatutos atribuyen a esa institución es precisamente la de “la vigilancia del ejercicio profesional, el control de la publicidad y propaganda profesional, y de las informaciones aparecidas en los medios de comunicación social que tengan carácter o hagan referencia profesional y puedan dañar a la salud pública o a los legítimos intereses, prestigio y dignidad tradicionales de la profesión médica”.

Opino que la campaña de los famosos podría efectivamente dañar la salud pública si tenemos en cuenta lo expuesto arriba sobre la vacuna como sustancia en experimentación y no autorizada oficialmente.

Si coincidimos en la premisa fundamental de que la recomendación de la vacuna es un acto de prescripción médica reservado a los profesionales de la medicina legalmente habilitados para su ejercicio, parece evidente que debería ser de aplicación el código deontológico. Como sabe esa institución, el mismo contiene reglas y condiciones muy estrictas cuyos destinatarios son los médicos y que obviamente nunca pueden ser de aplicación a los famosos de la tele. Partamos de lo siguiente:

Artículo 7

“1. Se entiende por acto médico toda actividad lícita, desarrollada por un profesional médico, legítimamente capacitado, sea en su aspecto asistencial, docente, investigador, pericial u otros, orientado a la curación de una enfermedad, al alivio de un padecimiento o a la promoción integral de la salud. Se incluyen actos diagnósticos, terapéuticos o de alivio del sufrimiento, así como la preservación y promoción de la salud, por medios directos e indirectos”.

“2.‐ El médico, principal agente de la preservación de la salud, debe velar por la calidad y la eficiencia de su práctica, principal instrumento para la promoción, defensa y restablecimiento de la salud”.

De particular interés resulta el tratamiento de actividades contrarias a la ética:

“Artículo 26

1.‐ El médico debe emplear preferentemente procedimientos y prescribir fármacos cuya eficacia se haya demostrado científicamente.

2.‐ No son éticas las prácticas inspiradas en el charlatanismo, las carentes de base científica y que prometen a los enfermos la curación, los procedimientos ilusorios o insuficientemente probados que se proponen como eficaces, la simulación de tratamientos médicos o intervenciones quirúrgicas y el uso de productos de composición no conocida”.

Siendo conocido algún que otro caso de médico sancionado por pretendido “charlatanismo” debido a practicar la homeopatía, francamente resulta difícil entender cómo esa institución admite que determinados famosos, sin ser médicos, se permitan el lujo de dar una recomendación terapéutica como es la de vacunarnos. En especial cuando lo que se está recomendando es que nos inoculemos una sustancia experimental, no autorizada y que ha causado muertes y lesiones graves. Por otro lado, el mensaje de estos famosos no promete la curación pero sí la inmunidad, lo que en la práctica resulta equivalente.

Quisiera consultar a esa institución si estas promesas de inmunidad no son propiamente charlatanismo, y si resulta prudente y conforme con la buena praxis que personas que no son médicos puedan incurrir libremente ven el charlatanismo prohibido por el código deontológico, pero sin ninguna consecuencia puesto que no están sometidos a la disciplina colegial.

El propósito de la presente comunicación es doble:

—En primer lugar, consultar a) si son de recibo las prácticas que he descrito, y en particular que los famosos de la tele usurpen la función que legalmente corresponde a los profesionales de la Medicina, b) si la recomendación de someternos a una vacuna no comprobada científicamente y prometiendo la inmunidad sería contraria al código deontológico en el caso de que hubiera sido hecha por un médico, c) si la recomendación de la vacuna es un acto médico reservado exclusivamente a los medicos, d) si el envase de la vacuna debe especificar su composición, advertencia sobre sus posibles efectos secundarios y número de lote.

—En segundo lugar, solicitar a esa institución que, en uso de las competencias atribuidas en sus estatutos, se dirija a los poderes públicos en orden a instar: a) el cese de la actual campaña de vacunación b) el reconocimiento de que la recomendación de administración de la vacuna es un acto médico reservado exclusivamente a los médicos y sujeto a prescripción médica, c) la exigencia de un consentimiento informado con todos los requisitos legales, d) un seguimiento riguroso de la evolución de los pacientes vacunados, incluyendo, en la anamnesis, entre otros que se consideren adecuados, los siguientes datos: fecha de vacunación, marca y número de lote de la vacuna, inclusión de los anteriores datos en el historial médico del paciente y toma de razón de dichos datos en pruebas médicas a las que pueda ser sometido el paciente en el futuro. El seguimiento deberá prestar especial atención a la aparición de posibles efectos adversos derivados de la vacuna.

Quisiera añadir la siguiente reflexión:

Conforme a sus estatutos, la Organización Médica Colegial es una corporación de derecho público que ejerce potestades públicas y está sujeta al derecho administrativo. Por tanto, en sus relaciones con los colegiados, tiene indudablemente carácter de Administración pública.

No obstante, cuando sus actos u omisiones pueden afectar a la salud pública en general (como es el caso) no cabe duda de que tal carácter de Administración pública se hace extensiva al conjunto de los ciudadanos.

Pues bien: Esto último implica que, eventualmente, a esa institución puede serle de aplicación la responsabilidad patrimonial de la Administración. La materia está regulada en el artículo 36 de la ley de régimen jurídico del sector público, y puede ser de interés su apartado segundo:

“ La Administración correspondiente, cuando hubiere indemnizado a los lesionados, exigirá de oficio en vía administrativa de sus autoridades y demás personal a su servicio la responsabilidad en que hubieran incurrido por dolo, o culpa o negligencia graves, previa instrucción del correspondiente procedimiento”.

Podría efectivamente incurrir esa institución en responsabilidad patrimonial en la eventualidad de que se produjeran resultados dañosos como consecuencia de la vacunación de COVID 19. Esta posible responsabilidad desde luego no se produciría debido a que la Organización Médica Colegial sea la responsable del proceso de vacunación o de sus campañas publicitarias, sino por lo que pudiera eventualmente resultar en una falta de atención en cuanto a la función que le corresponde con arreglo al artículo 3.4 de sus estatutos, en especial después de recibirse la presente comunicación.

En tal caso, y con arreglo al artículo 36.2 de la ley del sector público, los responsables de tal falta de atención podrían verse obligados a responder económicamente con su propio patrimonio personal de los daños causados. Esto último sugiere la conveniencia de que esa institución acceda a dirigirse a los poderes públicos en los términos interesados en la presente comunicación. Ésta parece la única forma segura de prevenir que sus responsables se vean en la obligación de responder económicamente con su patrimonio privado de los daños que pudiera causar a terceros la administración de la vacuna.

Sin otro particular, aprovecho la ocasión para saludarle cordialmente

¿MASCARILLAS EN LA PLAYA? YO CREO QUE NO

@abogadodelmar

COVIDIOTA QUE OPTA A SOBRESALIENTE CUM LAUDEM

Quiero expresar mi opinión a vista del comprensible pánico extendido entre mis conciudadanos (me refiero a la parte de ellos que aún piensa)  con motivo de la recientísima aprobación de una nueva ley que impondría la obligación de llevar mascarilla siempre y en todo lugar, con independencia de que se pueda salvar la distancia de seguridad.

Se trata de la ley  2/2021, de 29 de marzo, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID- 19. 

La cuestión es que se tramitó un proyecto de ley utilizando como base el RDL de 09.06.20. Parece que en el Senado se propuso  una enmienda para suprimir la excepción del metro y medio de su artículo 6. El texto de la enmienda es el siguiente:

Artículo 6.1

Se elimina, mediante enmienda, el inciso final de las dos letras, a) y b), del apartado 1 del artículo 6, en las que se condicionaba el uso de la mascarilla pública a la imposibilidad de garantizar el mantenimiento de una distancia de seguridad interpersonal de 1,5 metros”.

El texto publicado en el BOE es el siguiente:

Artículo 6. Uso obligatorio de mascarillas.
1. Las personas de seis años en adelante quedan obligadas al uso de mascarillas en 

los siguientes supuestos: 

a) En la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público”. 

El texto del RDL de 09.06.20 es el siguiente:

Artículo 6. Uso obligatorio de mascarillas.

1. Las personas de seis años en adelante quedan obligadas al uso de mascarillas en los siguientes supuestos:

a) En la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, siempre que no resulte posible garantizar el mantenimiento de una distancia de seguridad interpersonal de, al menos, 1,5 metros”.

Los medios de comunicación han hecho un amplísimo despliegue anunciando que a partir de ahora la mascarilla será obligatoria incluso aunque pueda salvarse la distancia de 1,5 metros, pero eso no es lo que leemos en el precepto recién aprobado ¿verdad?

Ya conocemos las numerosas resoluciones de las CCAA que imponen el uso de mascarilla incluso aunque pueda salvarse la distancia. Pero lo dicen con claridad y de forma expresa, lo que no sucede con la nueva ley.

¿Cómo hemos de entender, pues, el nuevo precepto, que no introduce la excepción del 1,5 metro pero que tampoco dice que la mascarilla seguirá siendo obligatoria incluso cuando estemos a una distancia de seguridad? Dados el contexto normativo de las CCAA y los antecedentes históricos, nos encontramos ante un atentado al principio de seguridad jurídica garantizado por el artículo 9.3 de la Constitución porque de la lectura del precepto no se deriva ninguna conclusión cierta sobre el concreto alcance de las limitaciones que impone. 

Para resolver la duda  hemos de consultar la disposición derogatoria única de la nueva ley, y nos encontraremos con una sorpresa. Era de esperar la derogación expresa del RDL  pero no es así:

“Disposición derogatoria única. Derogación normativa.
Quedan derogadas cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan a lo 

dispuesto en esta Ley”.

La pregunta es si, en cuanto al precepto que nos interesa, la nueva redacción se opone a la antigua, y la única respuesta posible es no. Cosa distinta sería que la nueva redacción, en lugar de limitarse a suprimir la excepción de distanciamiento, se hubiera extendido a remachar de forma expresa la obligación de mascarillas a pesar del dmismo. En tal caso, la única respuesta posible habría sido sí.

Debo advertir que en la web del BOE el RDL aparece derogado en bloque, lo que sugiere que yo no tengo razón.

No obstante, mis planteamientos anteriores los sostengo, y soy del parecer de que, no habiendo derogación expresa, son los jueces y no un burócrata del BOE quienes tienen la potestad de decidir si la norma está derogada o no, y en qué puntos.

Mi conclusión:

—El nuevo precepto vulnera la seguridad jurídica y debido a su indeterminación precisa un apoyo interpretativo externo.

—En cuanto al precepto que nos interesa, no hay derogación por no haber contradicción recíproca entre la regulación antigua y la nueva.

—El apoyo interpretativo que necesita el precepto nuevo se encuentra en el precepto antiguo, que subsiste.

—La interpretación integrada y correcta del nuevo artículo 6 consiste en  que las mascarillas serán obligatorias excepto que pueda salvarse la distancia de 1,5 metros respecto de  otras personas.

Añado que es de aplicación aquí un principio general del derecho muy utilizado por la jurisprudencia unos veinte años atrás, como es el principio en favor del administrado. Viene a decir que cuando existan dudas sobre la correcta interpretación o aplicación de una norma, tendrá prevalencia la que favorezca al administrado o, en términos más actuales (y más aceptables) al ciudadano.

Conforme a este principio, debería interpretarse el nuevo artículo 6 en la forma que propongo.

José Ortega

ABOGADO

QUEJA A PARLAMENTO EUROPEO POR PASAPORTE COVID

 

ESTA VEZ NECESITO DOCENAS DE MILES DE PERSONAS REPRESENTADAS

SOLO DEJA TU NOMBRE Y APELLIDOS EN UN COMENTARIO

 

QUEJA A LA COMISIÓN DE PETICIONES DEL PARLAMENTO EUROPEO 

José Ortega Ortega en nombre propio y en representación de …….

PRIMERO.— La presente queja se presenta a vista de la publicación de la siguiente noticia en la web de RTVE:

La Comisión Europea (CE) presentará el próximo 17 de marzo un paquete centrado en los viajes y el levantamiento de las restricciones impuestas por la pandemia de COVID-19 que incluirá su propuesta sobre los “pasaportes verdes” de vacunación. Así lo ha anunciado el vicepresidente de la CE, Margaritis Schinas, en rueda de prensa tras el consejo informal de ministros de Salud, donde ha asegurado que el objetivo será “establecer una dirección común hacia la apertura segura e igual de Europa”.

Este pasaporte se pondrá sobre la mesa como un instrumento “legislativo”, ha explicado el comisario, por lo que no será opcional, estará basado en los tratados europeos y en la libre circulación. El pasaporte tendrá “un alto componente digital” e incluirá información “objetiva” sobre si el ciudadano ha sido vacunado o no contra la COVID-19 pero también sobre otros aspectos, como resultados de test o si ya ha pasado el virus.

“Tenemos que buscar formas de usar esta herramienta para facilitar la movilidad evitando que haya discriminación entre los ciudadanos”, ha defendido el vicepresidente, que explicó que además se está trabajando para que este instrumento respete la privacidad y la protección de datos.

Una realidad en verano

La CE quiere presentar su propuesta sobre este pasaporte a tiempo del próximo consejo europeo de líderes, que deberán decidir qué uso dar a este instrumento para organizar la movilidad europea. La creación de un pasaporte sanitario europeo, anunciada en la cumbre europea de la semana pasada, permitirá a los ciudadanos comunitarios viajar a determinados lugares con restricciones a causa de la pandemia, y está previsto que sea una realidad antes de verano”.

SEGUNDO.—  Cabe cuestionar primeramente la competencia de la UE para imponer la medida en cuestión. 

En  nuestra opinión NO existe tal competencia de acuerdo con el Tratado de Funcionamiento de la UE.

Para empezar, la la UE no ostenta competencia exclusiva en materia de sanidad.  Ni el artículo 114 ni el 168 del Tratado de  funcionamiento  establecen más que la aproximación de las políticas en materia de salud (art. 114)  y que “la acción de la Unión, que complementará las políticas nacionales, se encaminará a mejorar la salud pública, prevenir las enfermedades humanas y evitar las fuentes de peligro para la salud física y psíquica” (artículo 168).

A tener en cuenta que la restricción que pretende imponerse es referida simultáneamente a materia de sanidad y de transporte.

Artículo 3 del tratado de funcionamiento:

La Unión dispondrá de competencia exclusiva en los ámbitos siguientes:

la unión aduanera;

el establecimiento de las normas sobre competencia necesarias para el funcionamiento del mer­cado interior;

la política monetaria de los Estados miembros cuya moneda es el euro;

la conservación de los recursos biológicos marinos dentro de la política pesquera común; la política comercial común.

Como vemos, ninguna de las competencias exclusivas de la UE está relacionada ni lejanamente con la medida que se pretende imponer. 

Artículo 4

  1. LaUnión dispondrá de competencia compartida con los Estados miembros cuando los Tratados le atribuyan una competencia que no corresponda a los ámbitos mencionados en los artículos 3 y 6.

2. La  competencias compartidas entre la Unión y los Estados miembros se aplicarán a los siguientes ámbitos principales:

  1. el mercado interior;

b) la política social, en los aspectos definidos en el presente Tratado;

c) la cohesión económica, social y territorial;

d) la agricultura y la pesca, con exclusión de la conservación de los recursos biológicos marinos; e) el medio ambiente;

f) la protección de los consumidores;

g) los transportes;

(…)

Tampoco las competencias limitadas que el tratado atribuye a la UE en su artículo 6 guardan relación alguna con la materia aquí discutida.

Careciendo la UE de competencia exclusiva en materia de sanidad y ostentando una muy limitada y condicionada en materia de transportes, no cabe sino exigir a las instituciones europeas, previamente a la implantación de la medida, la acreditación del cumplimiento del requisito impuesto por el artículo 4.1 del Tratado de Funcionamiento, y eso con referencia a la competencia sobre transportes, siendo más que obvio que tampoco hay competencia exclusiva   en materia de sanidad.

TERCERO.- La medida que se pretende imponer se dirige contra uno de los principios básicos del derecho de la UE, como es la libertad de circulación de personas. Como se sabe, este derecho viene recogido en el artículo 45 del Tratado de Funcionamiento.

CUARTO.-  La medida que se pretende imponer significa con toda claridad la imposición de la vacunación obligatoria contra COVID por vía indirecta.

Algunas  observaciones muy básicas que se pueden hacer con relación al tema (aunque deberían resultar innecesarias por ser de dominio público).  Son  las siguientes:

En primer lugar, todas y cada una de las vacunas COVID que se están aplicando se encuentran en fase de experimentación y ninguna  ha superado los  ensayos clínicos, por lo que su administración es una temeridad que pone en riesgo la vida y la integridad física de los ciudadanos.

En segundo lugar, la prueba  efectiva y cierta de que la administración de una vacuna que no ha superado los ensayos clínicos puede causar riesgo para la vida y la integridad física de los ciudadanos, son los numerosos episodios de muertes y lesiones, especialmente neurológicas, asociados a la vacunación.

En tercer lugar, el término “vacuna” resulta excesivamente generoso para ser aplicado a las sustancias que se están inyectando. Toda vacuna incluye la incisión en el cuerpo del agente patógeno debilitado, pero la vacuna de COVID nada tiene que ver con ello. Se trata de un suero llamado “de RNA mensajero”, cuyo efecto es desconocido, por lo que con arreglo al principio de precaución (artículo 191 del Tratado de Funcionamiento) deberían abandonarse estas prácticas.

En cuarto lugar, no es de extrañar que el suero al que insisten en llamar “vacuna” no contenga  el agente  patógeno debilitado, puesto que éste (es decir, el supuesto vitus  SARS COV 2) no ha sido aislado, purificado ni secuenciado.

Es  cierto desde luego que la OMS declaró la pandemia por este virus pero también lo es que la historia de lo sucedido dista mucho de estar clara y que lo único que puede afirmarse, o más bien constatarse,  es la brusca aparición de una neumonía grave de etiología  total y absolutamente desconocida. Que la misma haya sido originada por un virus es una pretensión no justificada de la OMS.

Que la   efectiva  existencia de un virus SARS COV  2 contagioso como agente  causante de las neumonías bilaterales  no ha sido comprobada  científicamente mediante su  debido aislamiento, depuración y secuenciacion, lo confirma un documento de la CDC de Estados Unidos titulado 

CDC 2019-Novel Coronavirus (2019-nCoV) 

Real-Time RT-PCR Diagnostic Panel 

For Emergency Use Only 

Instructions for Use 

Catalog # 2019-nCoVEUA-01 

1000 reactions 

For In-vitro Diagnostic (IVD) Use 

Rx Only 

El documento se puede descargar en la siguiente dirección web perteneciente a la FDA:

https://www.fda.gov/media/134922/download

Este texto  afirma lo siguiente en su página 39:

“The analytical sensitivity of the rRT-PCR assays contained in the CDC 2019 Novel Coronavirus (2019-nCoV) Real-Time RT-PCR Diagnostic Panel were determined in Limit of Detection studies. Since no quantified virus isolates of the 2019-nCoV are currently available, assays designed for detection of the 2019-nCoV RNA were tested with characterized stocks of in vitro transcribed full length RNA (N gene; GenBank accession: MN908947.2) of known titer (RNA copies/μL) spiked into a diluent consisting of a suspension of human A549 cells and viral transport medium (VTM) to mimic clinical specimen. Samples were extracted using the QIAGEN EZ1 Advanced XL instrument and EZ1 DSP Virus Kit (Cat# 62724) and manually with the QIAGEN DSP Viral RNA Mini Kit (Cat# 61904). Real-Time RT-PCR assays were (…)”

Lo que nos está diciendo el informe es que desde que comenzó la crisis sanitaria ninguna instancia científica del mundo ha sido capaz de probar la efectiva existencia de un virus letal ni mucho menos su relación con las neumonías atípicas. 

No es ni imprudente ni caprichosa la pretensión de que, si la Comisión Europea está tan preocupada por la vacuna contra el virus SARS COV 2, debería demostrar algo tan simple como que el virus en cuestión existe.

Resulta incoherente, falto de lógica y desde luego de objetividad que la Comisión Europea pretenda impulsar por estas vías indirectas la vacunación obligatoria contra el virus cuando ni el virus ha sido detectado,  ni hay autoridad científica en el mundo capaz de demostrar que el cuadro de neumonía al que se ha llamado “enfermedad por COVID 19” es causada por un virus.

En quinto lugar, la medida resulta desproporcionada si tenemos en cuenta que el cuadro de neumonía que se pretende combatir con la vacuna es una enfermedad de gravedad moderada que:

  • Es superada fácilmente por un sistema inmunológico normalizado.
  • Se combate eficazmente con la humilde vitamina C.
  • Los casos más graves se tratan exitosamente con ozonoterapia. Esta técnica, al incrementar la oxigenación, éstá siendo empleada con resultados excelentes en la Policlínica del Rosario de Ibiza, aunque el gobierno de España la ha prohibido (sí: prohibido) en los hospitales públicos.

Por tanto, ninguna necesidad médica o epidemiologica hay de administrar a los ciudadanos una “vacuna” que se encuentra en fase experimental.

En sexto lugar, el más que modesto induce desde mortalidad causada por el cuadro de neumonía en modo alguno justifica la imposición (aunque sea por vía indirecta) de una vacuna.

Los datos actualizados son los siguientes:

—Número de habitantes en el mundo: 7.673.533.970 (fuente: https://www.enterat.com/actualidad/poblacion-mundial-paises.php

—Número de muertes en el mundo por SARS COV 2: 1.700.000 (fuente: https://es.statista.com/estadisticas/1107719/covid19-numero-de-muertes-a-nivel-mundial-por-region/)

Según otras fuentes, el número de muertes asciende a 2.200.000: 

https://www.google.com/search?source=hp&ei=s74WYKfeDOPEgwe0hby4Dw&q=numero+muertes+coronavirus+mundo&oq=mumero+murrtes+&gs_lcp=CgZwc3ktYWIQARgCMgQIABANMgQIABANMgQIABANMgQIABANMgQIABANMgQIABANMgQIABANMgQIABANMgQIABANMgQIABANOggIABCxAxCDAToFCAAQsQM6CwgAELEDEMcBEKMCOgIIADoFCC4QsQM6BAgAEAo6BAguEAo6CAgAEMcBEK8BOgcIABCxAxAKOgYIABANEB46BggAEBYQHjoECAAQEzoICAAQFhAeEBM6BggAEA0QClDEHliVeGC_jgFoAnAAeACAAbkBiAHpEpIBBDAuMTaYAQCgAQGqAQdnd3Mtd2l6sAEA&sclient=psy-ab

—Para el primer caso (1.700.00 muertes), la tasa de mortalidad es del 0,021 %. Para el segundo (2.200.00 muertes), del 0,02866%.

Teniendo en cuenta esta circunstancia, cualquier conclusión objetiva es que la enfermedad supuestamente causada por COVID 19 es moderada o leve. Por tanto, nuevamente la conclusión es que la vacunación es innecesaria y desproporcionada. Recordemos al respecto que desde hace años se mantiene una tasa sostenida de mortalidad del 13% debido a la gripe estacional sin que se hubieran adoptado medidas especiales como las que estamos viendo.

QUINTO.— Será preciso recordar primeramente que una de las consideraciones de mayor peso de la resolución  2361 (2021) de la asamblea parlamentaria del Consejo de Europa (Covid-19 vaccines: ethical, legal and practical considerations ) establece que: 

7.3. with respect to ensuring high vaccine uptake:

7.3.1. ensure that citizens are informed that the vaccination is NOT mandatory and that no one is politically, socially, or otherwise pressured to get themselves vaccinated, if they do not wish to do so themselves

7.3.2. ensure that no one is discriminated against for not having been vaccinated, due to possible health risks or not wanting to be vaccinated;

Salvando la realidad obvia de que la asamblea parlamentaria del Consejo de Europa no es un órgano integrado ni perteneciente a la UE, en el orden de los valores y de las consideraciones puramente políticas habrá de tenerse en cuenta que sus Estados miembros, la mayoría de los cuales lo son también de la UE, estiman que la vacunación de COVID no debe ser obligatoria y que nadie debe ser discriminado como consecuencia de su decisión de no vacunarse o de sus dudas sobre los riesgos que la vacunación podría entrañar para su salud.

SEXTO.— Con respecto al marco puramente jurídico (es decir, ésta vez sí con fuerza vinculante), las normas de aplicación son las siguientes:

  1. Carta de derechos fundamentales de los ciudadanos de la UE:

Artículo 1

Dignidad humana

La dignidad humana es inviolable. Será respetada y protegida.

Es coherente entender que se ofende la dignidad y se humilla a un ciudadano al impedirle subir a un avión por el mero hecho de no haberse vacunado e incluso cuando esté perfectamente sano.

Artículo 3

Derecho a la integridad de la persona

Toda persona tiene derecho a la integridad física y psíquica.

En el marco de la medicina y la biología se respetarán en particular

el consentimiento libre e informado de la persona de que se trate, de acuerdo con las modalidades establecidas por la ley;

(…)

No parece caprichosa la apreciación de que la aministración, en condiciones muy imprudentes,  de una vacuna que aún se encuentra en fase de ensayo y que ha causado muertes y lesiones graves, puede causar daño a la integridad física y psíquica del ciudadano.

De igual forma, la consagración de la obligación de respetar el consentimiento en orden  a cualquier tratamiento médico  no sólo debe ser tenida en cuenta como una barrera infranqueable para la administración de la vacuna, sino que como veremos constituye un derecho subjetivo que sin ningún temor podemos calificar de derecho fundamental de la persona y definir como el derecho a no vacunarnos.

Artículo 10

Libertad de pensamiento, de conciencia y de religión

  1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión. Este derecho implica la libertad de cambiar de religión o de convicciones, así como la libertad de manifestar su religión o sus convicciones individual o colectivamente, en público o en privado, a través del culto, la enseñanza, las prácticas y la observancia de los ritos.
  2. Se reconoce el derecho a la objeción de conciencia de acuerdo con las leyes nacionales que regulen su ejercicio.

Si es lícito a cada ciudadano de la UE sostener las creencias que tenga por convenientes, ninguna duda puede caber de que ese derecho incluye lo que de una forma peyorativa se ha llamado negacionismo, que no consiste precisamente en negar la existencia del cuadro de neumonías o la existencia del virus, sino simplemente recordar que ni el mismo ha sido aislado ni tampoco demostrada su relación con la enfermedad. 

El derecho de todo ciudadano de la UE a sostener las creencias que tenga por convenientes, se hace extensivo a su derecho a obrar de conformidad con ellas. Esto último resulta indiscutible cuando ese obrar consiste en el ejercicio del derecho fundamental a no recibir la vacuna.

Artículo 21

No discriminación

1. Se prohíbe toda discriminación, y en particular la ejercida por razón de sexo, raza, color, orígenes étnicos o sociales, características genéticas, lengua, religión o convicciones, opiniones polí­ticas o de cualquier otro tipo, pertenencia a una minoría nacional, patrimonio, nacimiento, discapa­ cidad, edad u orientación sexual.

Nos encontramos ante la almendra del tema. La pretensión de la Comisión Europea es introducir una discriminacion contraria al  derecho comunitario en la que un sector de la población tendrá prohibido subir a un avión por la única razón de haber ejercido el legítimo e indiscutible derecho a no vacunarse.

Resulta igualmente lesionado de esta manera el artículo 14 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Recordamos el artículo   6 del Tratado de la UE: 

  1. La Unión reconoce los derechos, libertades y principios enunciados en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea de 7 de diciembre de 2000, tal como fue adaptada el 12 de diciembre de 2007 en Estrasburgo, la cual tendrá el mismo valor jurídico que los Tratados. (…) 

2. La Unión se adherirá al Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales. Esta adhesión no modificará las competencias de la Unión que se definen en los Tratados.

3. Los derechos fundamentales que garantiza el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales y los que son fruto de las tradiciones constitucionales comunes a los Estados miembros formarán parte del Derecho de la Unión como principios generales.

Igualmente son de aplicación los siguientes tratados:

Convenio para la protección de los derechos humanos y la dignidad del ser humano con respecto a las aplicaciones de la Biología y la Medicina (Convenio relativo a los derechos humanos y la biomedicina), hecho en Oviedo el 4 de abril de 1997. Su artículo 3 impone lo siguiente:

  1. Se habrán de respetar plenamente la dignidad humana, los derechos humanos y las libertades fundamentales. 

    2. Los intereses y el bienestar de la persona deberían tener prioridad con                respecto al interés exclusivo de la ciencia o la sociedad. 

Debe tenerse en cuenta que cuando el tratado pone al individuo por encima de la sociedad, está imponiendo , por lo que aquí nos interesa esto implica que pudiendo ser de interés para la comunidad la vacunación del 100% de la población contra SARS COV  2, ni siquiera este interés puede prevalecer sobre el individual de cada uno. Esto sólo ya constituye una barrera insalvable para la vacunación obligatoria.

El artículo 5 insiste en parecidas ideas:

Se habrá de respetar la autonomía de la persona en lo que se refiere a la facultad de adoptar decisiones, asumiendo la responsabilidad de éstas y respetando la autonomía de los demás”. 

El artículo 6 pone el consentimiento del individuo por encima de cualquier otra consideración.

  1. Toda intervención médica preventiva, diagnóstica y terapéutica sólo habrá de llevarse a cabo previo consentimiento libre e informado de la persona interesada, basado en la información adecuada. Cuando proceda, el consentimiento debería ser expreso y la persona interesada podrá revocarlo en todo momento y por cualquier motivo, sin que esto entrañe para ella desventaja o perjuicio alguno. 

El segundo convenio es la Declaración universal sobre Bioética y Derechos Humanos, patrocinada por la UNESCO y hecha en París en 19 de octubre de 2005. La declaración contiene el reconocimiento de derechos similares a los ya vistos, y especialmente destaca la preferencia del individuo sobre la colectividad.

“Artículo 3 – Dignidad humana y derechos humanos 

  1. Se habrán de respetar plenamente la dignidad humana, los derechos humanos y las libertades fundamentales. 

2. Los intereses y el bienestar de la persona deberían tener prioridad con respecto al interés exclusivo de la ciencia o la sociedad

Artículo 4 – Beneficios y efectos nocivos 

Al aplicar y fomentar el conocimiento científico, la práctica médica y las tecnologías conexas, se deberían potenciar al máximo los beneficios directos e indirectos para los pacientes, los participantes en las actividades de investigación y otras personas concernidas, y se deberían reducir al máximo los posibles efectos nocivos para dichas personas. 

Artículo 5 – Autonomía y responsabilidad individual 

Se habrá de respetar la autonomía de la persona en lo que se refiere a la facultad de adoptar decisiones, asumiendo la responsabilidad de éstas y respetando la autonomía de los demás. Para las personas que carecen de la capacidad de ejercer su autonomía, se habrán de tomar medidas especiales para proteger sus derechos e intereses. 

Artículo 6 – Consentimiento 

1. Toda intervención médica preventiva, diagnóstica y terapéutica sólo habrá de llevarse a cabo previo consentimiento libre e informado de la persona interesada, basado en la información adecuada. Cuando proceda, el consentimiento debería ser expreso y la persona interesada podrá revocarlo en todo momento y por cualquier motivo, sin que esto entrañe para ella desventaja o perjuicio alguno. 

2. La investigación científica sólo se debería llevar a cabo previo consentimiento libre, expreso e informado de la persona interesada. La información debería ser adecuada, facilitarse de forma comprensible e incluir las modalidades para la revocación del consentimiento. La persona interesada podrá revocar su consentimiento en todo momento y por cualquier motivo, sin que esto entrañe para ella desventaja o perjuicio alguno. Las excepciones a este principio deberían hacerse únicamente de conformidad con las normas éticas y jurídicas aprobadas por los Estados, de forma compatible con los principios y disposiciones enunciados en la presente Declaración, en particular en el Artículo 27, y con el derecho internacional relativo a los derechos humanos. 

3. En los casos correspondientes a investigaciones llevadas a cabo en un grupo de personas o una comunidad, se podrá pedir además el acuerdo de los representantes legales del grupo o la comunidad en cuestión. El acuerdo colectivo de una comunidad o el consentimiento de un dirigente comunitario u otra autoridad no deberían sustituir en caso alguno el consentimiento informado de una persona”. 

Como se ve, ambos convenios internacionales asignan primacía al interés del individuo frente al de la sociedad, lo que excluye cualquier discrepancia por parte del Estado relativa al posible (y supuesto) interés social en  la vacunación obligatoria.

 

Desde luego ninguno de los dos convenios introduce reserva o excepción alguna para el caso de epidemia o citan esta palabra en parte alguna de su articulado.

QUINTO.— Conclusiones:

—El marco político supranacional (Consejo  de Europa) es del parecer de que la vacuna de COVID no debe ser obligatoria.

–La distribución de competencias del Tratado de Funcionamiento no las asigna con exclusividad a favor de la UE ni en transportes ni en sanidad.

—El ordenamiento jurídico europeo no permite la vacunación obligatoria por ser contraria al libre consentimiento.

 —Al mismo tiempo, el ordenamiento jurídico europeo impone el principio de no discriminación.

—El marco legal de índole convencional impide la vacunación obligatoria

—El plan de la Comisión Europea de imponer un pasaporte digital en el que conste la vacunación de COVID como requisito para el acceso a determinados servicios  introduce una violación indirecta del derecho al libre consentimiento frente a cualquier tratamiento médico y por lo tanto del derecho a no vacunarnos. Al mismo tiempo, causa lesión grave del derecho de no discriminación.

PETICIÓN

Que el Parlamento Europeo declare contraria al derecho de la UE la imposición de un pasaporte de vacunación COVID para disfrutar de acceso a cualquier tipo de servicio público o privado, ya sea relativo a transporte en cualquiera de sus modalidades o a cualquier otro.

 

ENGLISH VERSION

 

FIRST— This complaint is being presented in view of the publication of the following news on the RTVE website:

“On March 17th The European Commission (EC) will present a package focused on travel and the lifting of restrictions imposed by the COVID-19 pandemic that will include its proposal on “green passports” for vaccination.  This was announced by the vice president of the EC, Margaritis Schinas, at a press conference following the informal council of Health ministers, where he made the assurance that the objective will be “to establish a common direction towards the safe and equal opening of Europe.”

The EC wishes to present the proposal on this passport in time for the next European council of leaders, who will decide on this ‘legislative instrument’ based on current European treaties on freedom of movement, which means it will therefore not be optional. The passport will have a high digital component and will include ‘objective’ information on the individual including whether they have been vaccinated or not against Covid -19 as well as other aspects of their health. The creation of a European health passport, announced at last week’s European summit, will allow EU citizens to travel to certain places with restrictions due to the pandemic, and it is expected to become a reality before the summer”.

“We must find a way to ensure this tool to facilitate movement within the EU will not be discriminatory towards our citizens” the vice president defended the proposal as well as assuring that this ‘instrument’ will respect the individual’s right to privacy and data protection.

SECOND— The competence of the EU to impose such measures should be questioned first.

In our opinion there is NO such jurisdiction according to the CONSOLIDATED VERSION OF THE TREATY ON THE FUNCTIONING OF THE EUROPEAN UNION

  The EU has no such jurisdiction in health matters.  It should be noted that the restriction that it intends to impose refers simultaneously to matters of health and transport.

Article 3 of the treaty:

“1. The Union shall have exclusive jurisdiction in the following areas:

(a) customs union

(b) the establishing of the competition rules necessary for the functioning of the internal market

(c) monetary policy for the Member States whose currency is the euro

(d) the conservation of marine biological resources under the common fisheries policy

(e) common commercial policy.”

As we can see, the proposed legislation does not fall into, nor is remotely similar to any of the above categories.

“Article 4

1. The Union shall share competence with the Member States where the Treaties confer on it a competence which does not relate to the areas referred to in Articles 3 and 6.

2. Shared competence between the Union and the Member States applies in the following principal areas:

(a) internal market

(b) social policy, for the aspects defined in this Treaty

(c) economic, social and territorial cohesion

(d) agriculture and fisheries, excluding the conservation of marine biological resources; (e) environment

(f) consumer protection

(g) transport

(…)

Again, these competences have no relation with the matter in question except for transport.

Considering that The EU has no competence in health matters and that its competence related to transport is very limited, we must conclude that the EU institutions have the obligation to fulfill the requisite mentioned in article 4.1 of the Treaty related to transport competence. Therefore, as previously stated, The EU has no competence related to health.

THIRD- The measures to be imposed contravene one of the basic principles of EU law, such as the freedom of movement.  As is known, this right is included in article 45 of the Treaty on The Functioning of EU law.

FOURTH– The measures to be imposed clearly means the imposition of mandatory vaccination against COVID indirectly.

  The following two observations may be opposed:

—Firstly, each and every one of the COVID vaccines that are being applied are in their experimental phase and none has passed clinical trials. Because of this, their administration is reckless, putting at risk the life and physical integrity of citizens.

—Secondly, the effective and definitive proof that the administration of a vaccine that has not passed clinical trials can cause risk to lives and physical integrity, are the numerous episodes of deaths and injuries, especially neurological, associated with the COVID vaccines.

—Thirdly, the term “vaccine” is too generous to be applied to the substances that are being injected.  Every vaccine includes the weakened pathogen; however, this does not apply to the COVID vaccine.  It is a so-called “messenger RNA” serum, the effect of which is unknown. So, in accordance with the principle of precaution (article 191 of the Treaty on the Functioning) these practices should be abandoned.

—Fourthly, it is not surprising that the serum that those insist on calling “vaccine” does not contain the weakened pathogen, (that is, the supposed virus SARS COV 2) since it has not yet been isolated, purified, or sequenced.

It is of course true that the WHO declared the pandemic due to this virus, but it is also true that the ‘story’ of what truly occurred is far from clear and that the only thing that can be affirmed, or rather stated, is the sudden appearance of a severe pneumonia of total and completely unknown etiology.  That it was caused by a virus is an unjustified claim by the WHO.

That the effective existence of a contagious SARS COV 2 virus as a causative agent of bilateral pneumonia has not been scientifically proven through proper isolation, purification, and sequencing, is confirmed by a document from the United States CDC entitled

CDC 2019-Novel Coronavirus (2019-nCoV)

Real-Time RT-PCR Diagnostic Panel

For Emergency Use Only

Instructions for Use

Catalog # 2019-nCoVEUA-01

1000 reactions

For In-vitro Diagnostic (IVD) Use

Rx Only

The document may be downloaded at the following link:

https://www.fda.gov/media/134922/download

This text states the following on page 39:

“The analytical sensitivity of the rRT-PCR assays contained in the CDC 2019 Novel Coronavirus (2019-nCoV) Real-Time RT-PCR Diagnostic Panel were determined in Limit of Detection studies. Since no quantified virus isolates of the 2019-nCoV are currently available, assays designed for detection of the 2019-nCoV RNA were tested with characterized stocks of in vitro transcribed full- length RNA (N gene; GenBank accession: MN908947.2) of known titer (RNA copies/μL) spiked into a diluent consisting of a suspension of human A549 cells and viral transport medium (VTM) to mimic clinical specimen. Samples were extracted using the QIAGEN EZ1 Advanced XL instrument and EZ1 DSP Virus Kit (Cat# 62724) and manually with the QIAGEN DSP Viral RNA Mini Kit (Cat# 61904). Real-Time RT-PCR assays were (…)”

What the report states, is that since the health crisis began, no scientific body in the world has been able to prove the effective existence of a lethal virus, much less its relationship with pneumonias.

If the European Commission is so genuinely concerned about the SARS COV 2 vaccine, perhaps it should begin by actually proving the existence of said virus.

It is both incoherent and illogical that the European Commission intends to promote compulsory vaccination against the virus when the virus has been neither been detected, nor is there a scientific authority in the world capable of demonstrating that the pneumonia, that has been called “COVID 19 disease”, is even caused by a virus.

—Fifth: The measures in question are disproportionate if we take into account that the pneumonia that the vaccine is intended to combat is a disease of moderate severity that:

—Is easily overcome by a normalized immune system.

—Is effectively fought with the humble vitamin C.

—The most serious cases are successfully treated with ozone therapy.

This technique, by increasing oxygenation, is being used with excellent results in the Rosario Polyclinic in Ibiza, although the government of Spain has prohibited it (yes prohibited!) in public hospitals.

Therefore, there is no medical or epidemiological need to administer to citizens a “vaccine” that is in the experimental phase.

—Sixth: The modest mortality rates caused by pneumonia in no way justifies the imposition (even indirectly) of a vaccine.

The updated data are the following:

—Number of inhabitants in the world: 7,673,533,970

(Source: https://www.enterat.com/actualidad/poblacion-mundial-paises.php)

—Number of deaths in the world from (supposedly) SARS VOC 2: 1,700,000.

(Source: https://es.statista.com/estadisticas/1107719/covid19-numero-de-muertes-a-nivel-mundial-por-region/)

According to other sources, the number of deaths amounts to 2,200,000

(https://www.google.com/search?source=hp&ei=s74WYKfeDOPEgwe0hby4Dw&q=numero+muertes+coronavirus+mundo&oq=mumero+murrtes+&gs_lcp=CgZwc3ktYWIQARgCMgQIABANMgQIABANMgQIABANMgQIABANMgQIABANMgQIABANMgQIABANMgQIABANMgQIABANMgQIABANOggIABCxAxCDAToFCAAQsQM6CwgAELEDEMcBEKMCOgIIADoFCC4QsQM6BAgAEAo6BAguEAo6CAgAEMcBEK8BOgcIABCxAxAKOgYIABANEB46BggAEBYQHjoECAAQEzoICAAQFhAeEBM6BggAEA0QClDEHliVeGC_jgFoAnAAeACAAbkBiAHpEpIBBDAuMTaYAQCgAQGqAQdnd3Mtd2l6sAEA&sclient=psy-ab)

—For the first case (1,700,000 deaths), the mortality rate is 0.021%.  For the second (2,200.00 deaths), 0.02866%.

Considering these statistics, the only objective conclusion is that the illness supposedly caused by COVID 19 is moderate or mild. Therefore, vaccination is unnecessary and disproportionate.  Let us remember that for years there has been a sustained mortality rate of 13% due to seasonal flu. Even so, no special measures were adopted.

Fifth— It is crucial to remember that one of the most important considerations of resolution 2361 (2021) of the parliamentary assembly of the Council of Europe (Covid-19 vaccines: ethical, legal and practical considerations) establishes that:

“7.3.  with respect to ensuring high vaccine uptake:

7.3.1. ensure that citizens are informed that the vaccination is NOT mandatory and that no one is politically, socially, or otherwise pressured to get themselves vaccinated, if they do not wish to do so themselves

7.3.2. ensure that no one is discriminated against for not having been vaccinated, due to possible health risks or not wanting to be vaccinated;”

SIXTH— With regard to the purely legal framework, the application rules are as follows:

Charter of Fundamental Rights of EU Citizens:

Article 1

Human dignity

“Human dignity is inviolable.  It will be respected and protected”.

It is coherent to understand that a citizen is offended and humiliated by being prevented from boarding a plane or receive any another service for the mere fact of not having been vaccinated, even when perfectly healthy.

Article 3

Right to the integrity of the person

“Everyone has the right to physical and mental integrity.

In the framework of medicine and biology, it will be particularly respected:

—The free and informed consent of the person in question, in accordance with the procedures established by law

(…)”

Therefore, we can conclude that the reckless administration of a vaccine still in the trial phase, that has caused deaths and serious injuries, may cause damage to the physical and mental integrity of the citizen.

Likewise, the consecration of the obligation to respect consent to any medical treatment should not only be considered as an insurmountable barrier for the administration of the vaccine, but as we will see constitutes a subjective right, without fear, we can qualify as a fundamental right of the person and define as such the right not to vaccinate.

Article 10

Freedom of thought, conscience, and religion

“Everyone has the right to freedom of thought, conscience and religion. This right implies the freedom to change religion or belief, as well as the freedom to manifest one’s religion or beliefs individually or collectively, in public or in private, through worship, teaching, practices and observance of rites.

  The right to conscientious objection is recognized in accordance with the national laws that regulate its exercise”.

If it is lawful for each EU citizen to hold the beliefs that they consider convenient, there can be no doubt that this right includes what in a pejorative way has been called denialism, which does not consist precisely in denying the existence of the pneumonia or the existence of the virus, but simply remember that neither it has been isolated nor its relationship with the disease demonstrated.

The right of every EU citizen to uphold the beliefs they deem appropriate, extends to their right to act in accordance with them.  The latter is indisputable when that act consists of exercising the fundamental right not to receive the vaccine.

Article 21

Nondiscrimination

“1. All discrimination is prohibited, and in particular that exercised on grounds of sex, race, color, ethnic or social origins, genetic characteristics, language, religion or convictions, political opinions or of any other type, belonging to a national minority, heritage, birth, disability, age or sexual orientation”.

The claim of the European Commission to introduce discrimination contrary to EU law in which a sector of the population will be prohibited from boarding a plane or other transport services for the sole reason of having exercised the legitimate and indisputable right not to be vaccinated.

Article 14 of the European Convention on Human Rights is also violated in this way.  We recall article 6 of the EU Treaty:

“The Union recognizes the rights, freedoms and principles set forth in the Charter of Fundamental Rights of the European Union of December 7, 2000, as adapted on December 12, 2007 in Strasbourg, which will have the same legal value as the Treaties.  (…)

2. The Union shall adhere to the European Convention for the Protection of Human Rights and Fundamental Freedoms.  This accession will not modify the competences of the Union that are defined in the Treaties.

3. The fundamental rights guaranteed by the European Convention for the Protection of Human Rights and Fundamental Freedoms and those that are the fruit of the constitutional traditions common to the Member States shall form part of Union law as general principles”.

The following treaties are also applicable:

Convention for the protection of human rights and the dignity of the human being with respect to the applications of Biology and Medicine (Convention on Human Rights and Biomedicine), made in Oviedo on April 4, 1997,

Article 3 states the following:

“1. Human dignity, human rights and fundamental freedoms must be fully respected.

2. The interests and well-being of the person should take precedence over the exclusive interest of science or society”.

When the treaty places the individual above society this implies that the vaccination against SARS COV 2 may be of interest to the community, but even this interest cannot prevail over the individual rights.  This alone already constitutes an insurmountable barrier to compulsory vaccination.

Article 5 insists on similar ideas:

“The autonomy of the person must be respected with regard to the power to make decisions, assuming responsibility for these and respecting the autonomy of others.”

Article 6 puts the consent of the individual above any other consideration.

“Any preventive, diagnostic and therapeutic medical intervention will only be carried out with the prior free and informed consent of the person concerned, based on adequate information.  Where appropriate, consent should be expressed and the interested person may revoke it at any time and for any reason, without this entailing any disadvantage or harm to them”.

The Universal Declaration on Bioethics and Human Rights, made in Paris on October 19, 2005. The declaration contains the recognition of rights similar to those already seen, and especially highlights the preference of the individual over the community.

Article 3 – Human dignity and human rights

“Human dignity, human rights and fundamental freedoms must be fully respected.

2. The interests and well-being of the person should take precedence over the exclusive interest of science or society”.

Article 4 – Benefits and harmful effects

“In applying and promoting scientific knowledge, medical practice and related technologies, the direct and indirect benefits for patients, research participants and others concerned should be maximized, and potential benefits should be minimized over harmful effects for such people”.

Article 5 – Autonomy and individual responsibility

“The autonomy of the person with regard to the power to make decisions must be respected, assuming responsibility for these and respecting the autonomy of others.  For people who lack the capacity to exercise their autonomy, special measures will have to be taken to protect their rights and interests”.

Article 6 – Consent

“1. Any preventive, diagnostic and therapeutic medical intervention must only be carried out with the prior free and informed consent of the person concerned, based on adequate information.  Where appropriate, consent should be expressed and the interested person may revoke it at any time and for any reason, without this entailing any disadvantage or harm to them.

2. Scientific research should only be carried out with the prior free, expressed, and informed consent of the person concerned.  The information should be adequate, provided in an understandable way and include the modalities for the revocation of consent.  The interested person may revoke her consent at any time and for any reason, without this entailing any disadvantage or harm to her.  Exceptions to this principle should only be made in accordance with the ethical and legal standards approved by the States, in a manner consistent with the principles and provisions set forth in this Declaration, in particular in Article 27, and with international law relating to human rights.

3. In cases corresponding to investigations carried out in a group of people or a community, the agreement of the legal representatives of the group or community in question may also be requested.  The collective agreement of a community or the consent of a community leader or other authority should in no way replace the informed consent of a person”.

As can be seen, both international conventions assign primacy to the interest of the individual over that of society, which excludes any discrepancy on the part of the State regarding the possible (and supposed) social interest in compulsory vaccination.

Of course, neither of the two agreements introduces any exception for the case of epidemic or they cite this word in any part of their articles.

FIFTH- Conclusions:

—The supranational political framework (Council of Europe) is of the opinion that the COVID vaccine should not be mandatory.

—The European legal system does not allow compulsory vaccination because it is contrary to free consent.

  —At the same time, the European legal order imposes the principle of non-discrimination.

—The legal framework of a conventional nature prevents compulsory vaccination

—The European Commission’s plan to impose a digital passport stating the COVID vaccination as a requirement for access to certain services introduces an indirect violation of the right to free consent to any medical treatment and therefore the right not to vaccinate.  At the same time, it seriously infringes on the right to non-discrimination.

PETITION

That the European Parliament declares the imposition of a COVID vaccination passport contrary to EU law in order to access any type of public or private service, whether related to transport in any of its modalities or any other.

OCTAVILLA

@abogadodelmar

Sugiero que se imprima este texto para hacer dos cosas: Buzoneo y reparto durante manifestaciones y concentraciones.

Tenemos que salir de la endogamia y de las redes sociales para informar a la gente común y a los teleadictos.

Evidentemente se necesitan voluntarios

TEXTO

ESTIMADO VECINO

No dejes que la tele siga engañándote y asustándote.

Los datos son éstos:

—Un virus no es un organismo vivo e independiente. Es sólo un conjunto de información genética.

—El SARS COV 2 es un pretendido virus cuya existencia no ha sido demostrada. El cuadro de neumonías aparecido en marzo y abril fue atribuido a un virus porque así lo dijo (sin una sola prueba) la OMS.

—La OMS es una organización financiada en una parte muy significativa por compañías farmacéuticas.

—El cuadro de neumonías remite fácilmente con ozonoterapia y vitamina C, pero el Ministerio de Sanidad la ha prohibido la primera e ignora la segunda porque su intención es que muera mucha gente.

—Los hospitales están falseando tanto los diagnósticos de infección por SARS COV 2 como los fallecimientos que se atribuyen al virus cuando en realidad se deben a otras causas.

—Los hospitales están cobrando importes adicionales por ingresos hospitalarios debidos a infección por SARS COV 2.

—El número de fallecimientos mensuales se normalizó tras los picos de marzo y abril.

—El número global de muertes por año apenas ha cambiado en 2020.

—No parece haber registros de muertes por gripe u otras patologías en 2020. Las personas solo mueren ahora (supuestamente) por SARS COV 2.

—La tasa de mortalidad real por SARS COV 2 no supera el 0,1 %. Por tanto no existe crisis sanitaria. Los pretendidos rebrotes y contagios no son tales, sino la consecuencia de los PCR masivos, porque los falsos positivos están a la orden del día. Si crees que existe el virus, existe la mortalidad y existe la epidemia, es sólo porque los informativos no dejan de esparcir el miedo día y noche.

Todo esto ha sido montado artificiosamente para que aceptes la vacuna. Esta mal llamada “vacuna” (porque no lo es) está causando muertes y lesiones neurologicas graves como era de esperar en una sustancia experimental que no ha superado la fase de ensayos clínicos (normalmente de unos 8 años). La vacuna no es la solución: Es el problema. Todo (el ansía de que muera mucha gente prohibiendo la ozonoterapia y restando importancia a la vitamina C, el falseamiento de los diagnósticos y los certificados de fallecimiento para dar la sensación de que la epidemia nos acosa, y el miedo esparcido por los medios de comunicación) es un montaje para conseguir que te vacunes.

El objeto de la vacunación masiva de la población no es conseguir una estúpida inmunidad frente a una patología que apenas causa síntomas y menos aún fallecimientos, sino una merma muy significativa en la población mundial mediante las muertes y la esterilidad que va a causar.

ÉSTE HA SIDO SIEMPRE EL OBJETIVO DE LA ÉLITE MUNDIAL QUE LO CONTROLA TODO.

ELLOS SON TRECE FAMILIAS. NOSOTROS SOMOS MÁS DE 7000 MILLONES.

Puedes dejar de tener miedo ahora. Apaga la tele e infórmate en los mejores medios de internet.

LA RESISTENCIA

LOS TONTOS QUE NOS SALVARAN

@abogadodelmar

Estoy comiendo en el bar con la tele puesta. Es el informativo de una famosa cadena de TV y no tengo otro remedio que verla. El 95% de la información está dedicada a un intenso lavado de cerebro Covid . Es muy, muy sofocante porque casi no se tabla de otra cosa. No hay política. No hay sucesos. Sólo hay Covid.

Veo a un grupo de mongólicos haciendo cola desde las ocho de ls mañana para que les metan un palo hasta el cerebro porque no quieren contagiar a sus seres queridos en navidad.

Después aparece un gráfico con los precios de las distintas pruebas. Los mongólicos lo pagan porque tienen miedo a morir. Ellos no quieren irse. Ansían quedarse aquí a pesar de que en la vida sus únicas actividades son comer, eliminar residuos, dormir y ver la tele.

Luego veo las colas que hacen otros idiotas vocacionales en Los Ángeles para vacunarse y dejar que les metan en el cuerpo la micro tecnología que permitirá que los de arriba, con el 5G, puedan provocarles a voluntad fallo renal, hepático o cardíaco.

Y la verdad es que aunque me repugnen las imágenes, en el fondo me siento agradecido porque esas inmensas turbas de tontos vocacionales son lo que nos protege. Muchos morirán. Otros sufrirán secuelas terribles. La mayoría quedará estéril. Y no seré yo quien llore. Cada uno se forja su destino y esto es un proceso de selección natural en el que los idiotas perecerán por serlo.

Éstos, queridos amigos, son los tontos que nos salvarán.

José Ortega

LLEGAN LOS REGALOS DE NAVIDAD

@abogadodelmar

Este miércoles 9 de diciembre creo que puede calificarse si no de glorioso sí de bonito o al menos resultón. Esto no lo digo por capricho, sino porque acabo de encontrarme en el buzón con dos cartas acusando recibo de mi dictamen sobre vacunación obligatoria en España. Una de ellas de la presidencia de Vox y la otra de la presidencia… del Gobierno de nuestra amada patria.

El señor de Vox se limita a agradecer la remisión del dictamen con la fórmula habitual de cortesía. El de presidencia del gobierno se extiende un poco más, tratando de forma cortés de convencerme de que la vacuna de la cosa ésta es segura. No sé… Si de verdad han leído el dictamen en vez de utilizarlo para envolver bocadillos, este señor que me escribe debería saber que tratar de convencerme de eso es como intentar un asalto al Everest en silla de ruedas.  No obstante, es de agradecer el despliegue de energía, la tinta de la impresora y  la molestia de poner la carta en el correo.

Respecto de Vox, recientemente una señora de ese partido expresó su parecer favorable  a la vacuna contra la cosa ésta (perdón, ya me estoy acostumbrando a los rodeos imprescindibles en YouTube), pero sobre todo hay una persona humana en ese partido, el señor Steegman, que parece bastante aficionadillo al pinchazo. Recientemente alguien me dio a entender que  para encontrar la ética  ética de este señor  había  que preparar mono, escala de aluminio y casco con lámpara de carburo y  practicar espeleología. Yo no (repito:no) lo sé. Me limito a exponer y trasladar lo que escuché. También leí algún que otro rumor sobre su supuesta  relación con Moderna, que sabiendo lo que sabemos hoy se parece mucho a una relación con el diablo y su corte de entidades oscuras.

Sea así o no, opino que los objetivos se han conseguido. Yo, modestamente, quería que los poderes públicos fueran conscientes de que el ordenamiento jurídico vigente les impide imponer la vacunación obligatoria. Se trata de una labor pedagógica imprescindible si tenemos en cuenta que en su mayoría los poderes públicos están formados  por bípedos carentes no sólo de plumas sino también de formación, conocimientos, decencia y moral. 

Éstos son todos (venga, va… casi todos) unos ignorantes   de cuidado que nunca encontrarían trabajo en la calle y que siendo lo burros que son se apalancan a un partido y disfrutan de coche oficial, visa oro y demás. Van trajeados, tienen cargo oficial  y parecen algo pero no son más que incompetentes, ignorantes y torpes viviendo a cuerpo de rey a costa de los demás. 

Por esa razón la pedagogía es necesaria con ellos. Al  menos así se compensa  el problema de su burrez. El otro, el de su ausencia de moral, es de más difícil solución.

SOLICITANDO RESPETUOSAMENTE ABSTENERSE DE CONFINAMIENTOS Y VACUNACIÓN

@abogadodelmar

COMUNICACIÓN ENVIADA EN 03.11.20

COPIA AL DIARIO FARO DE VIGO

Respetado Señor presidente de la Xunta de Galicia:

A vista de las noticias aparecidas en medios de comunicación sobre su intención de “blindar por ley” su “facultad” de dictar confinamientos y obligar a vacunarse a la población, de forma tan cordial como sea posible  le participo lo siguiente:

—La institución que usted preside carece de competencia administrativa ara ordenar confinamientos de la población, por lo que la pretendida “facultad a la que se refiere la noticia simplemente no existe. Con arreglo a la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, de los estados de alarma, excepción y sitio, sólo  el gobierno de la nación  está facultado  para ello.

De forma extraordinariamente leal y respetuosa pongo en su conocimiento que cualquier acto de su parte o de la cámara legislativa  tendente a   confinar a la población tendrá por respuesta la interposición de querella criminal por la posible comisión del delito tipificado en el artículo 542 del Código Penal y definido como impedir una autoridad o funcionario público “el ejercicio de otros derechos cívicos reconocidos por la Constitución y las Leyes”, por violación ilegítima del artículo 19 de la Constitución a cuenta de la efectiva suspensión del derecho de libre circulación allí recogido. 

De forma no menos leal y respetuosa le informo asimismo que ni usted ni la cámara legislativa regional pueden legalmente imponer la vacunación  obligatoria. Para respaldar tan contundente afirmación tengo el gusto de acompañar vínculo de descarga del dictamen que he elaborado y difundido demostrando que ninguna instancia del Reino  de España  puede  establecer semejante obligación incluso por ley.

Puede descargar el documento, si así lo desea, desde aquí:

Dictamen sobre vacunación obligatoria | CORONAVIRUS LEGAL

Creo que bien usted o bien algún asesor cualificado deberían leer el documento con la exquisita atención que a mi juicio merece dada la enjundia del tema. Confiando en su buena fe, doy por hecho que las intenciones que tan erróneamente ha comunicado a la prensa no se deben, como podrían parecer a primera vista,  a un afán totalitario de su parte sino a ignorancia de usted (disculpable porque el presidente no puede saber de todo) o de asesores suyos de dudosa calidad.

Igualmente quisiera trasladarle, siempre de forma leal y respetuosa, mi intención de formular contra quien resulte responsable de una posible  medida futura de vacunación obligatoria querella criminal por la posible comisión del delito tipificado en el artículo 542 del Código Penal, esta vez en relación con el artículo 15 de la Constitución.

De todos modos, en el dictamen constan no sólo las posibles conductas de relevancia penal en las que se podría incurrir, sino también la posibilidad de que los más que probables daños y perjuicios originados por la vacuna deban ser indemnizados por los propios funcionarios o autoridades responsables de la medida con cargo a sus respectivos patrimonios.

Por favor, le ruego que no to considere esta carta como un desafío personal. Mi intención es puramente didáctica y creo que esta iniciativa debería usted, sí no agradecerla, sí al menos entenderla como el asesoramiento legal que debería haber recibido del personal a su servicio.

Un segundo ruego es que no se tome la presente comunicación como un farol ni a mi persona a la ligera. En su momento, sí  perdona la licencia verbal, tuve ocasión de lo que podríamos llamar meterle el dedo en el ojo al entonces presidente Zapatero con motivo de la queja que presenté ante el Parlamento Europeo contra prácticas abusivas relacionadas con la ley de costas. Como usted sabrá, con fecha 26.03.09  el pleno de esa institución me dio la razón aprobando una resolución de condena contra el Reino de España a cuenta de los abusos denunciados, y reclamó la reforma de la ley. El partido al que usted pertenece aprobó esa reforma y la plasmó en la ley 2/2013.

Si me disculpa que insista un poco más, en julio de 2015 conseguí mandar de vuelta a casa a la multinacional petrolera CAIRN ENERGY, que estaba muy decidida, con todo el apoyo del entonces Ministro Soria, a instalar plataformas de extracción en el golfo de Valencia. Puedo darle garantías de que, si resulta difícil y desigual luchar contra una gran empresa multinacional, mucho más lo es cuando ésta recibe todo el apoyo del gobierno. 

No hago esta más que reprobable exhibición de inmodestia para aburrirlo con mi curriculum, sino para que sea usted consciente de que no hablo de balde.

Confío en la franqueza de los principios democráticos que estoy seguro de que usted profesa y por todo lo expuesto  me atrevo a solicitarle que tenga la bondad de abstenerse  de impulsar ninguna de las dos medidas anunciadas a los medios.

Sin otro particular,  reciba reciba un cordial saludo.

LIBERTAD, JUSTICE, CONCORDIA, DIGNITY

@abogadodelmar

Podéis asombraros al comprobar lo sencillos que pueden ser los mecanismos que tornen imposible la dominación por parte de la élite económica internacional y que por fin rompan los muros artificiales que nos impiden gozar de la salud que queremos y necesitamos, de un medio ambiente limpio y de vehículos no contaminantes.

You may be surprised to see how simple can be the mechanisms that make domination by the international economic elite impossible and that finally break down the artificial walls that prevent us from enjoying the health we want and need, a clean environment and non-polluting vehicles.

Imaginad un mundo en el que los políticos toman decisiones en favor del pueblo y no contra él, un mundo sin partidos políticos comprados, un mundo sin corrupción política ni comisiones ilegales, un mundo con los hospitales vacíos por ausencia de enfermedad, un mundo sin deuda pública, un mundo con jueces honestos, imparciales, profesionales e independientes, un mundo en el que serás tú quien vote las leyes que te afectan.

Imagine a world in which politicians make decisions in favor of the people and not against them, a world without purchased political parties, a world without political corruption or illegal commissions, a world with empty hospitals due to the absence of disease, a world without public debt, a world with honest, impartial, professional and independent judges, a world in which you will be the one who votes the laws that affect you.

¿A que parece un sueño? No lo es, pero nadie va a tocarte a la puerta para traerte a tu casa los impagables dones de la democracia, la libertad, la dignidad y la justicia.

I looks like a dream. It is not, but no one is going to knock on your door to bring home the priceless gifts of democracy, freedom, dignity and justice.

Depende de ti. El manifiesto 2012 es la única herramienta existente en el mundo para combatir con éxito al Estado Profundo, o mejor para garantizar tras su ya cercana derrota una sociedad justa con unas reglas limpias.

It depends on you. The 2012 manifesto is the only existing tool in the world to successfully combat the Deep State, or better to guarantee after its already close defeat a just society with clean rules.

Esta web tiene por objeto lanzar las ideas básicas necesarias para promover en todos los países el mundo la reforma constitucional o las bases para la redacción de una Constitución nueva que permita conseguir lo mejor para todos y dejar a nuestros descendientes un planeta habitable y una sociedad decente.

This website aims to launch the basic ideas necessary to promote constitutional reform in all countries of the world or the bases for the drafting of a new Constitution that allows us to achieve the best for everyone and leave our descendants a habitable planet and a decent society .

Permitidme una sonrisa ligeramente burlona ante los más que probable reproches de utopía. Hay una diferencia entre pensar en grande y lo irrealizable. No estoy pidiendo que nos levantemos del sofá para volar con unas alas que no tenemos. Estoy pidiendo que nos levantemos del sofá para poner en marcha algo que está a nuestro alcance.

Allow me a slightly mocking smile at the more than likely reproaches of utopia. There is a difference between thinking great and the unrealizable. I’m not asking that we get off the couch to fly on wings that we don’t have. I am asking that we get up from the couch to start something that is within our reach.

Necesitamos veinte millones de firmas en España.

In Spain we need twenty million signatures.

¿Alguien se va a levantar del sofá?

Is someone going to get up off the couch?

José Ortega

ABOGADO/LAWYER