ADMITIDA A TRÁMITE EN LA COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS DEL PARLAMENTO EUROPEO QUEJA CONTRA RD DE ESTADO DE ALARMA

@abogadodelmar

En su momento leí el artículo de un jurista que debe ser muy brillante y que había tenido el acierto de fijarse en la brutal inconstitucionalidad del RD de estado de alarma.No obstante, se quedaba en lo testimonial. 

Yo tengo idea de la teoría pero me parece que soy sobre todo ejecutivo porque sé que la práctica de la abogacía está comprometida con los resultados. De conformidad con ello, he dado y recibido bastantes bastonazos a lo largo de mi vida profesional y he causado y recibido bastantes heridas. El gobierno de Zapatero desde luego que se llevó lo suyo, dicho sea de paso y con el mayor respeto y subordinación.

Por esa razón adopté la idea básica y la desarrollé para terminar plasmándola en un escrito extenso y razonado de queja ante la comisión de peticiones del Parlamento Europeo, que va camino de convertirse en mi segunda casa. No había otro sitio donde reclamar porque los juzgados están cerrados. 

Publiqué el texto en este blog como una plantilla para que aquéllos que lo desearan pudieran presentar la queja por vía telemática, lo que resulta muy fácil. Por supuesto que la presenté a mi nombre previo cambio de impresiones con una persona que conozco allí. Pero aparte de eso la remití también a la comisión de derechos humanos del mismo Parlamento Europeo.

Muy generosa, desprendida y quijotescamente, como suele ser mi costumbre, añadí la invitación a favor de cualquiera que hubiera sido sancionado o detenido para que hicieran uso gratuito en su defensa de la fundamentación jurídica de la queja.

Pasado un tiempo, y después de 550 visitas, decidí retirar el artículo. Las razones son las siguientes:

—El número de visitas sin que un sólo valiente se animara a presentar la queja era suficiente como para decir basta.

—Se está acumulando un número tan alto de sanciones y detenciones que cuando llegue el momento habrá abundancia de encargos de defensa en los despachos de abogados, y a mí francamente no me apetece que algún o algunos compañeros de profesión hagan su agosto a costa de mi estudio y mi trabajo, cosa que me suele suceder en mi especialidad profesional. Esto lo puedo decir tranquilamente incluso cuando la idea básica la leí en un artículo, porque mi escrito ya he dicho que desarrollaba esa idea básica pero también introducía argumentos que me parecen contundentes y que me pertenecen.

La cuestión es que acabo de recibir una comunicación oficial de la comisión de derechos humanos del Parlamento Europeo confirmando que la queja se admite a trámite. A partir de aquí veremos lo que pasa.

No obstante, todo el mundo debe saber que el decreto de confinamiento es total y absolutamente contrario a la Constitución y a la ley, y que cualquier tribunal imparcial (habría que ir a buscarlo al País de Nunca Jamás) declararía muy enérgicamente su nulidad.

Quiero añadir que no simpatizo con los que desafían a la autoridad por chulería, y mucho menos con la turba de madrileños que escaparon a sus casas en la costa y una vez allí se dispusieron a pasear por las vías públicas como si nada, pero tampoco con quienes denuncian a los vecinos que puedan ir por la calle por razones que los denunciantes ignoran.

Quiero decir que estoy cumpliendo sumisamente la cuarentena y que no discuto el posible fundamento médico y epidemiologico de la reclusión, aunque en este punto desde luego habría mucho que hablar.

Sea como sea, por encima de todo la realidad jurídica indudable es que la prohibición de salir de casa es contraria a la ley orgánica de estados de alarma, excepción y sitio y desde luego a la Constitución.

Por lo tanto, hay una posibilidad muy elevada de que los tribunales del orden contencioso administrativo (estoy hablando de la ficción de que en España los hubiera independientes e imparciales) cuando llegue el momento no dejen títere con cabeza y declaren la nulidad de todas y cada una de las sanciones que se puedan imponer.

Quienes hayan sido detenidos por la policia podrán exigir una indemnización de responsabilidad patrimonial de la Administración por funcionamiento anormalmente de los servicios públicos.

He dicho muchas veces en entrevistas de radio, TV y prensa que los derechos individuales si no se ejercitan primero se atrofian, luego se pudren y finalmente desaparecen porque se los hemos entregado a ellos.

Está muy bien que como sociedad demostremos nuestro espíritu cívico permaneciendo en casa, aplaudiendo en los balcones y todo eso. Pero cuando esto acabe, tendremos que demostrar también que no somos unos peleles, porque una cosa es una cosa y otra cosa es la otra.

Hoy hemos dado el primer paso adelante de la sociedad frente a la tiranía. Cuando abran los juzgados habrá que dejarle claro del todo que nosotros no jugamos a la dictadura y yo personalmente me comprometo a que se coman todas y cada una de esas sanciones y hagan la digestión que puedan, o al menos a exponer argumentos que los tribunales no podrían rechazar si fueran independientes y si España fuera un país democrático.

José Ortega