Para burlar la vacuna

AGRADEZCO QUE REMITÁIS LOS ACUSES DE RECIBO Y COPIAS SELLADAS

…………………………………………………………………………………………………..

AL MINISTRO  DE SANIDAD 

………………………………………………

DIGO:

PRIMERO.—  Los poderes públicos están gestionando la investigación sobre una vacuna contra el COVID 19. 

El propio gobierno informa en su web:

Por lo que se refiere al trabajo para el desarrollo de futuras vacunas, el grupo de investigación liderado por los científicos Luis Enjuanes e Isabel Sola, del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC, tiene en marcha un proyecto desde el pasado 31 de enero.

El proyecto PIE-CORONAVIRUS tiene como objetivo estudiar los mecanismos de patogénesis del coronavirus SARS-CoV2 con el propósito de eliminar de su genoma los genes responsables de la virulencia para obtener derivados atenuados, que son candidatos a vacuna. Cuenta con 225.000 euros de fondos propios del CSIC y ha solicitado financiación en varias colaboraciones internacionales”.

“El grupo de investigación ya ha completado el diseño de la estrategia para reconstruir el genoma del virus a partir de fragmentos de ADN sintetizados químicamente y espera realizar la ingeniería del genoma completo y de las variantes atenuadas en unas seis u ocho semanas. De esta manera, esperan tener candidatos a vacuna en un plazo de tres meses, que se evaluarán primero en ensayos pre-clínicos en ratón, para determinar si son eficaces y seguros, antes de ser estudiados en ensayos clínicos de fase I en personas.

Además, este centro participa en varias convocatorias internacionales. Entre ellas, ha presentado una propuesta junto al equipo del doctor español Adolfo García-Sastre, del Icahn School of Medicine en Mount Sinai (Nueva York), a Centers of Excellence for influenza research and surveillance (CEIRS)-NIH”.

“Estudios clínicos y epidemiológicos El Instituto de Salud Carlos III está también implicado en un proyecto europeo que tiene como objetivo constituir una red multidisciplinar para investigación, prevención y control de la COVID-19. El I-MOVE-COVID-19 es uno de los proyectos financiados por la Comisión Europea en su reciente convocatoria exprés, para el que el ISCIII recibirá 210.000 euros, y del que también forma parte el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (con 110.000 euros)”.

“El I-MOVE analizará el coronavirus en humanos y en diferentes especies animales, estudiará su expansión e identificará distintas formas de control del contagio. En concreto, los investigadores del ISCIII participarán en redes de atención primaria y hospitalaria y desarrollarán estudios clínicos, virológicos y epidemiológicos.”

“Además, el ISCIII ha decidido ampliar los objetivos de varios proyectos de investigación que ya tenía concedidos, para potenciar su papel en el manejo de la alerta por coronavirus, asumiendo el aumento de costes. Así, diferentes proyectos han incluido en su campo de estudio el SARS-CoV2 para analizar su efecto en las poblaciones más vulnerables, investigar posibles coinfecciones con otros virus respiratorios como la gripe y realizar estudios de eficacia de nuevas vacunas en desarrollo.”

SEGUNDO.— Con posterioridad se ha conocido que el gobierno se ha comprometido a la adquisición de treinta millones de dosis de la vacuna preparada por la empresa británica Astrazeneca incluso a pesar de la doble circunstancia de que en modo aún no se han completado los ensayos clínicos y de que se han producido al menos dos casos de efectos adversos extraordinariamente graves en dichos ensayos clínicos. La sorprendente actitud del gobierno no sólo es contraria al principio de precaución y a la obligación de objetividad del artículo 103.1 de la Constitución, sino que constituye una iniciativa temeraria que pone en grave riesgo la salud de los ciudadanos y puede provocar en la población daños graves y masivos mucho más temibles que el propio virus.

TERCERO.– Los inconvenientes y efectos secundarios de toda vacuna son bien conocidos por la comunidad científica, pero en nuestro caso parece que a ellos habría que sumar los derivados de la premura con la que al se quiere  proceder a la vacunación efectiva de la población, es decir sin los trabajos previos que descarten la toxicidad o la aparición de efectos secundarios graves.

Seth Berkley, Director Ejecutivo de Gavi, la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización, reconoce en una entrevista para ABC:

Por eso es necesario explicar el proceso que se sigue una vacuna para garantizar su seguridad antes de su aprobación. En situaciones normales, la producción de una vacuna hasta su aprobación tarda entre 5 y 10 años, y aquí estamos hablando de tan solo 12 meses. Tardamos solo 5 años en la del ébola y ahora estamos tratando de acelerar los procedimientos”.

https://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-vacuna-hasta-aprobacion-tarda-entre-5-y-10-anos-y-coronavirus-estamos-hablando-1-202002010803_noticia.html

El principio de precaución, considerado básico por el Tribunal de Justicia de Europa y respetado en todo el ámbito de la UE, debería impedir una campaña de vacunación temprana anterior a todos los estudios de comprobación necesarios.

Con independencia de ello, la Autoridad a la que me dirijo debe saber que un sector de la población está aterrorizado ante las continuas noticias y reportajes que llegan por redes sociales con arreglo a las cuales Don Bill Gates pretende imponer en todo el mundo una especie de vacuna de RNA  cuyo contenido en el interior del cuerpo podría modificar el comportamiento y la personalidad. Estas personas también han expresado su temor ante los planes supuestamente anunciados por Don Bill de alojar un microchip en el interior del cuerpo humano dando así lugar a seres digitales controlables y programables  remotamente.

Con razón o sin ella y con fundamento o sin él, la realidad es que un número considerable de ciudadanos , entre las que me cuento, se siente extraordinariamente asustada ante la perspectiva, existiendo casos de verdadera angustia psicológica que han desembocado en cuadros graves de ansiedad e insomnio.

CUARTO.— Parece  que el Covid 19 no es exactamente lo que nos están mostrando los medios de comunicación, por lo que la vacuna podría ser innecesaria.  De hecho, no está causando tantas muertes como se pretende. En el hospital Can Misses de Ibiza se filtró un documento que impone un cambio en las claves de los diagnósticos y sugiere que se están asignando a muertes por la pandemia otras de orígenes distintos. 

Documento probatorio núm. 1.

Covid 19 provoca síntomas parecidos a los de la gripe común y parece ser que su tasa de mortalidad es igualmente parecida. Naturalmente la prohibición de autopsias no contribuye al esclarecimiento de la verdad sino todo lo contrario.

Puede quizá contribuir a la confusión el hecho de que determinados pacientes ingresados por otras patologías hayan dado positivo en el llamado test rápido, que ya es de público conocimiento que puede dar hasta un 80% de falsos positivos. En tales casos, se registran fallecimientos de pacientes con Covid 19, lo que no implica que ésta haya sido la causa del fallecimiento. Es conocida la noticia reciente según la cual el presidente de Tanzania rechazó por inútiles todos los test rápidos comprados por su país tras probar en una papaya y enviar el resultado a un laboratorio pretendiendo que la muestra correspondía a un humano. El falso positivo convirtió con justicia a estos sistemas de detección en el hazmerreír del mundo entero.

Añadimos que la tasa ordinaria de mortalidad anual en España se sitúa en torno a 150.000 muertes anuales, sin que las cifras de fallecimientos (por todas las causas) ocurridos hasta la fecha permitan suponer que al  cierre del año será superada esa media. 

La Autoridad a la que me dirijo tendría que revisar o comprobar los diagnósticos y asegurarse y garantizar a los ciudadanos que los números de contagiados y fallecidos por la pandemia se corresponden con la realidad. En  todo caso se deja constancia de que, conscientemente o no, el elevado número de fallecidos por esa causa está muy sobrevalorado. Recientemente las autoridades del condado de Los Angeles reconocieron una mortalidad del 0,37 % al detectar un enorme número de portadores que ni siquiera eran conscientes de ello. Esto indica que el virus no  puede atacar a un sistema inmune funcional. 

Todos estos datos sugieren que resulta tan innecesaria como imprudente la vacunación de la población, al menos si se concibe como obligatoria.

QUINTO.—Se ha comprobado que los síntomas causados por el virus pueden ser combatidos muy eficazmente con vitamina C, que   está  siendo utilizada con éxito, que se sepa, en el hospital de Valdepeñas, en el Doctor Peset de a Valencia y en hospitales de la provincia de Shanghai (República Popular China).

Un soporte teórico lo puede proporcionar, entre otros estudios, el libro de los nutricionistas británicos Jenifer Meek y Patrik Holford  PROTEGE TU SISTEMA INMUNOLÓGICO”, donde se afirma lo siguiente:

Es  un agente antiviral increíble. De hecho aún no se han realizado ensayos de laboratorio en los que  ningún  virus haya sobrevivido al ataque de  una dosis elevada de esta vitamina, habiéndose probado desde  el virus del resfriado común hasta el VIH.  En  en el tubo de ensayo incluso este último virus puede ser erradicado  en un periodo de cuatro días en un entorno  rico en vitamina C. En el análisis de diferentes estudios de investigación en los que se usaban  entre 1 y 6 g de vitamina C al día, los doctores Hemila y Herman encontraron  pruebas consistentes en que los resfriados eran más cortos y síntomas más suaves”.

Durante  una infección de tipo viral el truco radica en que saturemos corriente sanguínea con vitamina c, ya que los virus no pueden vivir en un entorno así”

Por tanto, a vista tanto de la exposición teórica como de la exitosa práctica médica conocida, y teniendo en cuenta el principio de precaución, el Ministerio de Sanidad debería abandonar por innecesario el posible y futuro plan de vacunación  y sustituirlo por la adopción de la vitamina C como protocolo generalizado de tratamiento y prevención de los síntomas causados por Covid 19, o al menos permitir que la vacunación sea voluntaria.

SEXTO.— También  la ozonoterapia se ha mostrado como un remedio extraordinariamente eficiente, en este caso más para tratar que para prevenir.

La policlínica del Rosario de Ibiza ha hecho uso con éxito de esta técnica  para tratar a enfermos contagiados de Covid 19. Así consta en una publicación fe Diario de Ibiza de 08.04.20.

https://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2020/04/08/la-policlinica-trata-exito-los/1135505.html

Más adelante, el anestesista de esta clínica Don Alberto Hernández Martínez concede una entrevista de radio en la que, entre otras cosas, manifiesta lo siguiente:

— Que se ha aplicado la terapia a diez pacientes semicriticos y críticos con un índice de curación cercano al 100%.

—Que el ozono, como antiinflamatorio particularmente potente, está resultando un medio idóneo para combatir la gran inflamación derivada de la enfermedad.

—Que el ozono libera en los vasos sanguíneos oxido nitrico, un antiagregante plaquetario que sirve para neutralizar los trombos causados por el virus y un vaso dilatador que igualmente protege de los trombos causados por el virus.

—Que está sustancia produce hiperoxigenación de los tejidos que contribuye tanto a un mejor funcionamiento del sistema inmune como a combatir las agresiones específicas causadas por el virus.

—Que la  terapia está en las antípodas del procedimiento utilizado por rutina en los hospitales, consistente en suministro de corticoides que perjudican  el sistema inmune.

—Que la hiperoxidación producida por el ozono es letal para el propio virus.

—Que las más de 17.000 publicaciones científicas sobres esta terapia constituyen un serio aval.

—Que como terapia contra el Covid 19,  el ozono se ha empleado con éxito en China y con un éxito espectacular en Italia, con 46 curaciones.

—Que el ozono medicinal carece de toxicidad o efectos secundarios, aunque hay que cuidar de no administrarlo por vías respiratorias.

—Que a pesar de que todo lo que se está haciendo en los hospitales es administrar medicación que tiene un alto coste económico y que presenta efectos secundarios que califica de brutales, los comités éticos de al menos diez de estos hospitales han denegado a sus médicos autorización para empleo de esta terapia eficaz y segura. Literalmente afirma: “incluso en un centro le han dicho a la médico que prefieren que se mueran a probarlo”.

La adecuada protección de los intereses generales que incumbe a la Autoridad a la que me dirijo, no es que aconseje sino que exige la adopción de un protocolo basado en la ozonoterapia para el tratamiento de los síntomas causados por Covid 19.

La eficacia de este tratamiento desde luego es capaz de disminuir espectacularmente el número de muertes por Covid 19, y esto demuestra que la situación real no es tan grave como se está haciendo ver, o más bien las posibilidades reales de defensa eficaz frente a la pandemia son muchas más de las que igualmente se quieren presentar.

Nuevamente consideramos que la plena disponibilidad de esta terapia torna innecesaria la vacuna o al menos la imposición de la vacunación obligatoria.

Algo parecido puede afirmarse del tratamiento con dióxido de cloro (MMS), prohibido en España pero usado con éxito contra Covid 19 en países como Bolivia por su alto poder de oxigenaxión de los tejidos.

SEPTIMO.—    Según un reportaje publicado en LA VANGUARDIA en 30.04.20, El Hospital Germans Trias coordina a nivel estatal un estudio multicéntrico internacional que demuestra mejoras farmacológicas en el tratamiento de Covid-19 avanzado.

https://www.lavanguardia.com/local/barcelones-nord/20200430/48845077589/can-ruti-hospital-germans-trias-i-pujol-tratamiento-coronavirus-covid-19-eficacia-medicamento.html

El reportaje afirma que “Los pacientes hospitalizados con enfermedad por Covid-19 grave y afectación de pulmón que recibieron Remdesivir se recuperaron más rápidamente que los pacientes similares que recibieron placebo, según el análisis de datos preliminar de un ensayo controlado aleatorizado con 1.063 pacientes, que comenzó el 21 de febrero. El estudio, llamado Adaptive Covid-19 Treatment Test (ACTT), ha sido impulsado por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (NIAID) de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), en el que han participado 68 centros hospitalarios, 47 de EEUU y 21 de Europa y Asia, y en España ha sido coordinado por el Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Germans Trias.

Los resultados preliminares indican que los pacientes que recibieron Remdesivir tuvieron un tiempo de recuperación un 31% más rápido que los que recibieron placebo (p ,001), en concreto reduciendo en 4 días la estancia de hospitalización. El tiempo medio de recuperación fue de 11 días para los pacientes tratados con Remdesivir en comparación con los 15 días para los que recibieron placebo. Los resultados también sugieren un beneficio de supervivencia, con una tasa de mortalidad del 8,0% para el grupo que recibió el fármaco frente al 11,6% del grupo placebo (p = 0.059). El Remdesivir es un antiviral diseñado inicialmente contra el ébola, pero que ahora ha demostrado ser eficaz también contra el SARS-CoV-2, agente causal de la Covid19”.

Otro reportaje de La Vanguardia afirma:

El Gobierno de EE.UU. prevé autorizar el antiviral remdesivir para el tratamiento de la Covid-19 después de que un ensayo clínico haya observado que acelera la curación de los pacientes, informó ayer The New York Times. Se trata del primer fármaco que demuestra eficacia contra el coronavirus SARS-CoV-2”.

En el ensayo clínico, dirigido por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU. (NIAID), el remdesivir ha acortado la duración de la enfermedad en un 31%, anunció Anthony Fauci, director del NIAID y asesor científico del presidente Donald Trump sobre el coronavirus.

https://www.lavanguardia.com/vida/20200430/48838008571/antiviral-remdesivir-primera-terapia-demuestra-eficacia-contra-covid-19.html

La existencia y eficacia de este  retroviral disponible hace innecesaria la vacunación.

OCTAVO.— Otra forma de luchar ventajosamente contra la pandemia sin necesidad de una vacuna  es utilizar el plasma de personas que han superado la enfermedad.

Noticia de RTVE:

El gigante biotecnológico Grifols espera a partir de julio frenar la evolución del coronavirus en Estados Unidos produciendo anticuerpos, inmunoglobulina anti COVID-19. “Es el plazo aproximado que maneja la multinacional española, especializada en el sector farmacéutico y hospitalario, según ha explicado el presidente del área industrial de la División Bioscience de Grifols, Eduardo Herrero”.

Todo dependerá de los ritmos que marque la FDA, la autoridad sanitaria estadounidense. Se trata de un acuerdo de colaboración con diversas instituciones y organismos de salud pública estadounidenses para recoger plasma de pacientes recuperados de coronavirus, procesarlo y producir inmunoglobulinas hiperinmunes”, ha asegurado en un vídeo en el que explica todo el proceso.”

Recogerán plasma, la parte líquida de la sangre, de pacientes que hayan superado el coronavirus durante el mes de abril en Estados Unidos, y si todo va como esperan en las instalaciones de Clayton, Carolina del Norte, “en julio ya podríamos disponer de las primeras dosis de inmunoglobulinas. El proceso de producción industrial se estima que dure entre 4 y 6 semanas”, apunta Herrero. “En los Estados Unidos ya han empezado a tratar a pacientes de coronavirus simplemente con la transfusión de plasma de personas recuperadas de esta enfermedad a otros en estado grave”, añade.

Una solución también para España, donde ya trabajan en un ensayo clínico con plasma de pacientes recuperados “inactivado por azul de metileno”, una técnica con la que reducen sus patógenos. Están colaborando con determinados hospitales públicos, ya que, a diferencia de los EE.UU., aquí no se dispone de centros de donación de plasma.

“En España además estamos trabajando con la Agencia Española del Medicamento, con diversos hospitales y centros de transfusión, para intentar hacer un ensayo clínico en el que recogeríamos plasma convaleciente, también de donantes que han superado la enfermedad y que tienen plasma rico en anticuerpos”, asegura Herrero.

“Obviamente estamos trabajando en el diseño del protocolo con los comités éticos para poder llevar a cabo el tratamiento lo antes posible”, aclara. “Grifols tiene mucha experiencia en tratamientos de plasma, llevamos años trabajando con éxito en la fabricación de inmunoglobulinas, como hicimos con el ébola en países como Liberia”, recuerda el portavoz de la División Bioscience de la multinacional”.

https://www.rtve.es/noticias/20200402/plasma-pacientes-curados-contra-covid-19-julio-ya-podriamos-disponer-primeras-dosis-eeuu/2011268.shtml

Nuevamente nos encontramos con que un procedimiento de curación alternativo, mucho más seguro y menos invasivo que la vacuna, vuelve a ésta innecesaria.

NOVENO.— No tiene sentido ni es conforme a los intereses generales cuya defensa está encomendada a la Autoridad a la que me dirijo:

—Que en dos centros hospitalarios españoles se esté tratando con éxito a los pacientes mediante administración de vitamina C y que este éxito no se transforme en un protocolo generalizado  para salvar vidas y reducir drásticamente la mortandad. Parece ser que los médicos implicados están aplicando espontáneamente sus propias recetas como si el sistema nacional de salud hubiera dejado de ser un sistema para transformarse en un conjunto disgregado de grupos o unidades donde cada uno hace la guerra por su cuenta.

—Que los comités de ética de los hospitales se desapruebe el empleo de la ozonoterapia a pesar de su probada eficacia.

—Que se esté falseando la estadística de los fallecidos por Covid 19 con el propósito de aumentar injustificadamente su cifra.

Además de esto, resulta una obviedad que la Autoridad a la que me dirijo debería asignar prioridad absoluta al desarrollo, implementación y empleo generalizado del retroviral y del tratamiento basado en plasma, dejando al margen la vacuna por su peligrosidad e inseguridad.  Pero sobre todo por su innecesariedad.

Por otro lado, tanto la investigación sobre la vacuna como  como la adquisición de todas las unidades que puedan resultar necesarias tiene un coste económico que está siendo y será soportado  por la Administración, y por lo que vemos de forma superflua. No debería ser preciso recordar que en este campo los estándares de diligencia del Código Civil (la diligencia de un buen padre de familia) y del Código de Comercio (diligencia de un buen gobernante) deben ser observados por el Ministro, pero con un nivel de exigencia mucho mayor porque el patrimonio que administra  es ajeno. 

Sin perjuicio de que el control político del gobierno corresponde al  Parlamento, el artículo 29.3 de la  Ley 50/1997, de 27 de noviembre, del Gobierno, garantiza que “los  actos, la inactividad y las actuaciones materiales que constituyan una vía de hecho del Gobierno y de los órganos y autoridades regulados en la presente Ley son impugnables ante la jurisdicción contencioso-administrativa, de conformidad con lo dispuesto en su Ley reguladora”.

Esto nos habilita para reprochar que el Ministro  de Sanidad está derrochando innecesariamente en la investigación de la vacuna unos fondos que podrían dirigirse a otros propósitos mucho más justificados.

En resumen:

—La tasa de mortalidad causada por Covid 19 es mucho menor de lo que están divulgando los medios de comunicación con la aparente colaboración de la Autoridad a la que me dirijo,  cuando no siguiendo sus instrucciones. El virus no afecta a personas con un sistema inmune funcional. 

—Dicha tasa de mortalidad podría reducirse drásticamente mediante el empleo de cualquiera de los medios expuestos en este escrito, en especial los dos primeros por ser plenamente operativos y estar inmediatamente disponibles. 

—Entretanto, la consecuencia de las pésimas decisiones y omisiones del de la Autoridad a la que me dirijo, se resumen en una total y absoluta catástrofe económica, pues no sólo se ha paralizado casi toda la actividad productiva y casi todo el comercio, sino que ni un sólo turista vendrá el próximo verano a un país donde el turismo es precisamente el motor de la economía. Si la Autoridad a la que me dirijo hubiera organizado desde el primer momento un protocolo de tratamiento con vitamina C o bien ozonoterapia, la mortandad  habría sido infinitamente menor, y si la Autoridad a la que me dirijo no hubiera imputado a Covid 19 muertes producidas por otras causas, los turistas no tendrían el justificado temor que tienen a visitar nuestro país.

— La renuencia de la Autoridad a la que me dirijo a utilizar medios de tratamiento extraordinariamente baratos, sencillos y no invasivos como la vitamina C resulta perfectamente irracional e injustificable.

—La inversión de importantes fondos económicos en investigación sobre una futura vacuna que realmente carecerá de utilidad constituye un ejemplo de pésima gestión económica y en nada contribuye a los intereses generales, sino más bien todo lo contrario. No olvidemos que o bien se respetan los prolongados tiempos que exige la efectiva aplicación de toda vacuna (en cuyo caso se volverá innecesaria porque los otros procedimientos enumerados en este escrito habrán demostrado su eficacia) o bien la Administración intenta burlar esos protocolos de seguridad y prudencia adelantando la vacunación masiva de la población, en cuyo caso podrán causarse multitud de efectos adversos que eventualmente podrían llegar a ser más graves que el mismo virus.

En todo caso, y con independencia de todo lo expuesto, creemos que no existen suficientes razones de interés público  para obligar a la vacunación  de toda la población.

En su virtud,

SOLICITO AL SEÑOR MINISTRO: Se sirva

  1. Implantar un protocolo médico para el tratamiento de la pandemia por Covid 19 mediante vitamina C y /o ozonoterapia y/o MMS, sin perjuicio de otros tratamientos que puedan surgir en el futuro, siempre que no guarden relación con ningún tipo de vacuna.
  2. Fomentar la investigación y, eventualmente, el futuro uso del  antiviral remdesivir y de  la inmunoglobulina anti COVID-19, así como de otros medios de curación que puedan resultar de investigaciones futuras y sean ajenos a la vacuna.
  3. Abstenerse de   imponer la vacunación obligatoria de la población.