SOLICITANDO AUTORIZACIÓN DE LA OZONOTERAPIA COMO PROTOCOLO HABITUAL DE TRATAMIENTO DE NEUMONIA POR COVID

Sugiero que el texto se descargue, imprima y presente firmado en el Ministerio de Sanidad y en la Comunidad Autónoma correspondiente. Ya está bien de matar a personas inocentes

AL MINISTERIO DE SANIDAD

JOSÉ ORTEGA ORTEGA….. etc.

DIGO:

Que mediante el presente escrito intereso la autorización de la aplicación de terapia de ozono a los pacientes ingresados con diagnóstico de neumonía bilateral por infección de COVID 19.

Baso la solicitud en las siguientes 

ALEGACIONES

Como es conocido de todas las Administraciones sanitarias, en nuestro país se han producido numerosas defunciones de pacientes ingresados con cuadro de neumonía bilateral por infección de COVID 19. No existe o no parece existir un protocolo claro y mucho menos uniforme de tratamiento para estos enfermos y ante una situación tan extraordinaria parece no ya razonable sino incluso obligado poner a disposición de los servicios sanitarios todas las herramientas disponibles puesto que se tratar  de salvar vidas y prevenir tragedias humanas a menudo innecesarias. Obliga a ello la obligación de objetividad de la Administración que impone el artículo 103.1 de la Constitución.

Una de las terapias que ha demostrado su eficacia es la aplicación de ozono. Ello se debe a que la neumonía originada por COVID 19 se origina debido a  un problema de coagulación de la sangre que impide o dificulta el intercambio gaseoso que bebería producirse en los alveolos pulmonares. Esto al parecer se convierte en un obstáculo insalvable para la oxigenación de los tejidos. La aplicación de ozono puede resolver este problema debido a que éste gas incrementa la oxigenación de forma extraordinariamente eficaz.

La aplicación de ozono a estos pacientes presenta la incomparable ventaja sobre los tratamientos que se están dando de pasar el oxígeno directamente a la sangre sin necesidad del intercambio gaseoso de los pulmones. Los tratamientos aplicados habitualmente incluyen forzar los pulmones con respiradores, lo que los daña sin resolver el problema debido a que el problema en cuestión es la formación de coágulos en los vasos sanguíneos que impiden que el oxígeno llegue a los tejidos.

Se ha registrado un número considerable de fallecimientos de pacientes  cuyos familiares  pidieron  sin éxito que les fuera administrado ozono.

Reportaje de la revista DISCOVERY SALUD:

“El ozono ha vuelto a demostrar ser un recurso terapéutico de primer orden contra los enfermos diagnosticados de Covid-19. El Dr. Juan Carlos Pérez Olmedo trató con éxito a un paciente que llevaba hospitalizado más de tres meses -uno de ellos en la UCI ya intubado y con hemodiálisis- y dada su gravedad, mala evolución y peor pronóstico la familia consiguió autorización del hospital para que fuera tratado con ozono en ella durante 3 días y medio tras firmarse un documento que eximía de responsabilidad al centro. Pues bien, tras 11 sesiones de ozonoterapia todos sus órganos iniciaron la recuperación y hoy funcionan bien, incluidos los dos riñones, muy afectados. El paciente recibió el alta y evoluciona positivamente junto a su familia”.

Enlace:

  La ozonoterapia, por otro lado, se ha administrado en varios hospitales europeos y también en España, particularmente en la policlínica  Nuestra Señora del Rosario (Ibiza), habiéndose publicado numerosos  trabajos en revistas científicas revisadas por pares. En los trabajos publicados hasta la fecha se observa claramente el resultado beneficioso que obtienen estos pacientes al recibir como complemento esta  terapia.

La aplicación de la solución ozonizada como terapia complementaria se realizó en uno de los periodos más críticos de la pandemia, en el madrileño Hospital Viamed Virgen de la Paloma. Se administraron alrededor de 600 tratamientos de solución salina ozonizada a pacientes que llevaban internados entre 15 días y 1 mes, de forma coadyuvantes el marco del protocolo del hospital. Es decir, no se les retiró medicamento alguno, ya que la solución se aplicó como terapia complementaria.

DISCOVERY SALUD publica el caso del paciente de setenta años,  cuyo nombre se omite aquí por discreción, que se recuperó totalmente  de un cuadro grave de neumonía por COVID mediante ozonoterapia aplicada en el hospital de Torrejon.

A  menudo los responsables de la atención médica de estos pacientes se niegan a aplicarles ozonoterapia debido a que, según dicen, la misma no forma parte de los protocolos aceptados para el tratamiento del COVID. Se trata de un criterio desenfocado porque, según se ha dicho, lo importante es salvar vidas y el propósito de los protocolos de tratamiento  o es i no debe de ser  otro más  que el de salvar vidas.

El deber constitucional de objetividad obliga en este caso a que las Administraciones sanitarias y en particular la Agencia Española del Medicamento, inicien los ensayos clínicos pertinentes en orden a asegurar de un lado la eficacia de la terapia de ozono en pacientes COVID y de otro su carácter inocuo y su carencia de efectos secundarios.

En su virtud,

SOLICITO: Que, teniendo por presentado este escrito, junto a los documentos acompañados, lo admita y se sirva dictar las disposiciones precisas a fin de que tengan lugar los ensayos clínicos necesarios para confirmar que la terapia de ozono es a) eficaz frente a la neumonía causada por COVID 19 y b) es inocua y carece de efectos adversos.